lunes, 8 de agosto de 2011

POR EL BIEN DE ESPAÑA


            Por fin Zapatero acaba de dar una buena noticia: las elecciones generales se adelantan y se celebrarán el 20-N. Es lo que la inmensa mayoría le venía pidiendo desde hace algún tiempo y lo que él, por el bien de España, venía negando hasta ayer mismo. Hoy, precisamente, por el bien de España, según él, por fin las adelanta. ¿Qué ha cambiado de ayer a hoy para que tal decisión y la contraria se tomen por el bien de España? Que sepamos, nada importante ha sucedido para justificar este radical cambio de rumbo, de lo que se deduce que, para darlo, poco o nada ha tenido que ver el bien de España -salvo que ZP, desde su superior conocimiento, nos desvele qué circunstancias de última hora avalan su giro copernicano- o que, en su defecto, reconozca que, hasta el día de hoy, no tenía ni idea de lo que es bueno para España, ya que, en caso contrario, estaría mintiendo ahora o habría mentido días atrás. Cuestiones todas que, bien por incapacidad o por mentir, confirman, una vez màs, que su salida del gobierno lo antes posible es una excelente noticia. En todo caso, tales contradicciones de ZP no causan ninguna sorpresa, es su forma de actuar desde que accedió a la Presidencia del Gobierno en que, de la noche a la mañana, dando un giro de ciento ochenta grados, ha venido modificando sus decisiones políticas con el argumento -antes y después de tomarlas- de hacerlo siempre por el bien de España, mientras España se asomaba inexorablemente a un profundo abismo. Basta recordar los bandazos en política exterior o europea, en las relaciones bilaterales con EEUU, en la crisis económica, en la política antiterrorista, en el antibelicismo, en las políticas sociales y en las territoriales, por no ser más extenso en otros asuntos de menor relieve en los que la rectificación, sin dar ninguna explicación añadida a los españoles, ha sido igualmente el ideario zapaterista.
Sí que es por el bien de España, al margen de quien gane las próximas elecciones, que ZP deje de gobernarnos cuatro meses antes de lo que los españoles nos temíamos. Menos mal que, desde antesdeayer, ya no es necesario esperar hasta marzo, como él defendía, para aprobar las medidas en curso que nos sacarían de la crisis o, en caso contrario, nos hundirían aún más en la miseria. Era el argumento universal, que públicamente esgrimía ZP, para agotar la legislatura y que amplificaban con entusiasmo los dirigentes del PSOE y los miembros del gobierno, desde Blanco y Rubalcaba, hasta Valenciano y Pajín, pasando por la mayoría de barones territoriales recientemente destronados de sus baronías, como Marcelino Iglesias o Patxi Lòpez. Obviamente, para todos ellos, quienes pedían el adelanto electoral eran antipatriotas que sólo pensaban en sus intereses partidarios. ¿Quiénes son ahora los antipatriotas? ¿También lo son los socialistas o ya no hay ninguno? Salvo que piensen que los españoles somos idiotas, lo que es evidente para el bien de España es erradicar esta forma de hacer política, que, desgraciadamente, puede no extinguirse tras la retirada de ZP, salvo que alguien, de una vez por todas, esté dispuesto a desenmascarar lo que realmente está sucediendo, al parecer, en las filas socialistas y tomar las riendas. Es la única forma de iniciar un proceso de credibilidad en el PSOE, desacreditado por el zapaterismo, para evitar que, incluso sus militantes más ilustres, como Felipe González, dejen de ser simpatizantes.
            Por el bien de España es necesaria una renovación profunda del PSOE de ZP, que, obviamente, no pueden liderar sus más íntimos colaboradores. Si ZP se permite el lujo de irse como llegó, es decir, rectificando permanentemente sin dar explicaciones convincentes, Rubalcaba no puede hacer lo mismo. Debe decir a los españoles por qué él también defendía hace poco, junto a su jefe, la necesidad de agotar la legislatura por el bien de España, que ahora pasa por acortarla. Si es cierto, como se dice, que él mismo ha presionado internamente a ZP para que las adelante, debe exponer las razones por las que le apoyaba públicamente en su errónea decisión anterior hasta hace unos días, siendo ya candidato y apartado del gobierno. Y si es que ZP se equivoca ahora, debe manifestar, en calidad de candidato, públicamente el error que su jefe está cometiendo y defender, como hizo antes, el agotamiento de la legislatura por el bien de España, dejando claro que el adelanto electoral, que compete a ZP, es una decisión personal suya, que él no comparte. Cualquiera de estas explicaciones –o todas ellas- es el mínimo exigible a Rubalcaba para que, al menos, aporte ciertas dosis de credibilidad a su hipotético distanciamiento del coro de ángeles zapateristas que, como siempre, ahora defenderá, sin ningún rubor, el adelanto electoral anunciado por ZP, al igual que defendía agotar la legislatura cuando él lo hacía. El problema es que abandonar el coro de ángeles se hace muy difícil cuando en ese cielo eres un arcángel.
            Si rectificar alguna vez y de forma razonada es de sabios, hacerlo muchas veces y sin ningún razonamiento es de necios. Pero cualquiera que conozca a Rubalcaba sabe que, si algo no es, precisamente es ser necio, aunque en su dilatada vida política haya tenido que rectificar demasiadas veces, consiguiendo en todas ellas salir airoso. ¿Saldrá también indemne avalando la última rectificación de ZP, que es la suya propia, y asumiendo sus contradicciones, que son también las suyas? Hasta ahora así ha sido, pero siempre actuando entre bambalinas. Ahora es el protagonista. Esa es la gran diferencia. Menos mal que todo, absolutamente todo, se hace por el bien de España.

                                   Fdo. Jorge Cremades Sena 

Google+ Followers