lunes, 28 de septiembre de 2015

Y LOS CATALANES VOTARON



                        Por fin en las elecciones autonómicas más polémicas, más tramposas y con más incertidumbres los catalanes votaron para decir a los líderes políticos que, si las tomamos como lo que son, autonómicas simplemente, quienes gobernaban la Generalitat tendrán difícil consolidar un gobierno autonómico sólido, que es de lo que se trata, y que, si las tomamos, aceptando pulpo como animal de compañía, como lo que no son, plebiscitarias, los independentistas pierden y retroceden en su particular plebiscito. En efecto, los resultados han sido: Junts pel Sí (es decir, CDC, ERC y Moviment d´Esquerres) 39´7% de los votos y 62 escaños; Ciutadans, 17´9% y 25 escaños; PSC, 12´7% y 16; Catalunya Sí que es Pot (es decir, ICV-EUiA, Podemos y Movimientos ciudadanos), 8´9% y 11; PP, 8´5% y 11; y CUP, 8´2% y 10. Y si comparamos dichos resultados con los obtenidos en 2012, constatamos que Junts pel Sí retrocede nueve escaños en el nuevo Parlament (CiU tenía 50 diputados y ERC 21, frente a los 62 que ahora obtienen juntos) quedando lejos de la mayoría absoluta de escaños que son 168; que incluso sumando los diez escaños independentistas de CUP, frente a los tres que obtuvo en 2012, los escaños independentistas totales en el nuevo Parlament son dos menos, 72 frente a los 74 anteriores; que sumando el % de votos independentistas (Junts pel Sí, CUP) y con una masiva participación electoral del 77%, el resultado es del 47´8% frente al 52´2% de voto no independentista (suma del % obtenido por C´s, PSC, Cat sí que es Pot y PP); que los grandes triunfadores en los comicios han sido indiscutiblemente Ciudadanos, que pasa de 9 a 25 escaños y CUP que pasa de 3 a 10; que los grandes perdedores han sido claramente PP, que pasa de 19 escaños a 11, y Podemos, que obtiene sólo 11 escaños cuando ICV-EUiA en solitario (integrada en la marca de Podemos, Catalunya Sí que es Pot, junto a movimientos vecinales) había obtenido 13 escaños en 2012; y que el PSC, aunque perdedor al pasar de 20 escaños a 16, puede disimular su fracaso teniendo en cuenta que las encuestas le auguraban resultados mucho más desfavorables. Estos son los datos concretos y concisos y esta la comparación aséptica con los obtenidos en 2012, sin valoración subjetiva alguna por mi parte, para que cada quien saque sus propias conclusiones.
            Lo insólito es que con semejantes resultados, entre los perdedores, que son todos menos C´s y CUP, sólo PP y Podemos hagan autocrítica y reconozcan de forma explícita su fracaso electoral, cuyo resultado queda muy alejado de sus propias expectativas, mientras que el PSC, que viene de ser hegemónico en Cataluña no hace demasiado tiempo aunque en claro declive ya en 2012, incluso habla de “éxito” por perder sólo cuatro escaños, y Junts pel Sí, se muestra eufórico (seguramente la procesión va por dentro) e incluso intenta vender su insuficiente y frustrante victoria electoral, que todos daban por hecha, como el aval indiscutible para proseguir su loco e ilegal proceso independentista cuando, simplemente, para investir a Mas como President de la Generalitat quedan obligados a pactar con la CUP que ya ha anunciado por activa y pasiva que no avalará semejante investidura.
            Una vez más el cinismo de los independentistas integrados en Junts pel Sí queda patente y demuestra que ningún razonamiento, ni siquiera el de las urnas, les vale para descender desde su quimera a la realidad. Ahora resulta que, haciendo juego de bolillos (apelan a posibles votantes independentistas que hayan podido votar opciones no independentistas), sin mayoría absoluta de escaños ni de votos, con sólo 62 escaños y un 39´7% de apoyos, cuando la mayoría de catalanes, el 52% frente al 48%, les dicen “no” al independentismo, si es que prefieren mantener los comicios como ilegal plebiscito, y cuando, una vez más, se demuestra que el independentismo es asunto, aunque no baladí, de alrededor de millón y medio de personas, eso sí, bien movilizados desde el poder autonómico, (frente a más de siete millones de catalanes), Junts pel Sí se considera “legitimada” ( aunque tampoco lo estaría si hubiera obtenido los mejores resultados que esperaban) para “seguir adelante” con la secesión. No extraña que desde Ciudadanos, tanto Rivera como Arrimadas, pidan la dimisión de Artur Mas por haber llevado a la sociedad catalana a semejante ruptura y abocarla a un abismo indeseable y exijan que se convoque nuevas elecciones autonómicas, sin trampa ni cartón, para descabalgar a este desgobierno que se avecina, tan del gusto de Mas, Junqueras y compañía. Lo deplorable e incomprensible es que buena parte de analistas y tertulianos, probablemente al dictado de la voz de su amo, sigan manteniendo resquicios de tolerancia ante semejante golpe de estado civil frustrado que, por encima de todo, sus autores prefieren seguir manteniendo.
Jorge Cremades Sena
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                          

Google+ Followers