lunes, 16 de septiembre de 2013

ARTUR MAS ENCADENADO

                        La cadena humana que atravesó Cataluña de Norte a Sur en la Diada para reclamar la independencia de Cataluña se cobra como víctima más visible al propio Artur Mas y su formación política CiU, que queda definitivamente encadenado a la estrategia ilegal de ERC y de grupos y grupúsculos más radicales, agresivos y antidemocráticos del independentismo catalanista. Su deriva del año pasado hacia el abismo, imitando el programa de los republicanos independentista, su varapalo electoral, perdiendo 12 escaños en favor de ERC, y su entrega a éstos para mantenerse como su títere adecuado al frente de la Generalitat ha vaciado de contenido propio su discurso político a base del entreguismo más irresponsable a sus más antagónicos contrincantes políticos, convirtiéndose en el principal y más visible perdedor en cualquiera de los escenarios posibles. Es, sin lugar a dudas, el principal damnificado político de este juego paranoico en el que, desgraciadamente, todos pierden, pues los pocos que, aparentemente, ganan, ERC y sus aledaños más radicales, no tienen nada que ofrecer ni a la UE, ni a España (incluida Cataluña), salvo una ilusoria visión de una futura realidad que, en caso de consolidarse, conduciría a los catalanes a todo lo contrario de esa “tierra prometida” inexistente, única falacia que sustenta su delirante discurso político. Quién se imagina una Cataluña independizada unilateralmente (no cabe otra fórmula o, al menos, no es viable de momento) de forma totalmente ilegal, expulsada de la UE, rodeada de enemigos recelosos de su osadía, fuera del euro, con una crisis económica galopante y una deuda heredada descomunal, sin moneda reconocida y gobernada por Junqueras con el apoyo de Mas. Imagínenselo por un instante. No pueden, ¿verdad? Yo, tampoco.
            Pero, dicho lo anterior, es lacerante e insólita la tímida respuesta, cuando no el absurdo silencio, del resto de instituciones del Estado Español, comenzando por el gobierno central y acabando por el más pequeño de los ayuntamientos, y del resto de fuerzas políticas, comenzando por el partido del gobierno y acabando por el más minúsculo partido de ámbito local, a la agresión antidemocrática que sufren todos por parte de los independentistas (no sólo los catalanes) desde las propias instituciones que gobiernan, poniendo en peligro la estabilidad del sistema y la convivencia pacífica. Una atonía incomprensible que, en cualquier otro civilizado lugar del mundo, provocaría un movimiento de repulsa institucional, política y ciudadana ante semejantes energúmenos que pretenden hacer añicos el marco jurídico-político democrático que ellos mismos se han dado para proteger sus libertades y derechos individuales y colectivos. ¿Cómo se puede decir que “por encima de la ley está la democracia” y no pasa nada? Decía Homs, el consejero de presidencia de Mas, tras participar en la cadena humana organizada por la radical ANC con apoyo del Govern de la Generalitat, que “Rajoy no puede quedarse de brazos cruzados”. Y no le falta razón, pero en sentido contrario de lo que él espera. Ni Rajoy, ni el resto de dirigentes políticos o cargos gubernamentales del resto de los partidos democráticos y demás instituciones del Estado, ni los dirigentes sindicales o empresariales, ni, en definitiva, cualquier persona que, simplemente, sea demócrata, puede, ni debe, quedarse de brazos cruzados ante este desafío totalitario. Justo es esta apatía política, institucional y ciudadana la que ha consolidado tan aberrantes comportamientos que nos han traído a semejante encrucijada, al extremo de que, tras el fracasado golpe de Estado de 1981, es la mayor amenaza a la democracia española que tanto esfuerzo nos ha costado construir.
            Si hasta hoy se ha hecho dejación de responsabilidades ante los atropellos de quienes se decían nacionalistas hasta antesdeayer y, agotado su discurso al conseguir del Estado competencias que superan las de los estados federales, ahora, en vez gestionarlas con eficiencia en beneficio del interés general, prefieren encadenarse al radicalismo independentista más agresivo y a cara descubierta, ya no cabe ningún tipo de condescendencia. Con las cartas boca arriba, ya nadie engaña, ni debe engañar a nadie, la estrategia de la jugada ha finalizado. O se está con la democracia o contra ella, y la democracia pasa por el acatamiento al marco jurídico, a la legalidad y a los cauces establecidos en el mismo para modificarlo. Nada se impide a nadie, pero siempre que el cauce sea el cumplimiento de la ley. Fuera, sólo está el caos. Inventar de forma torticera, manipulándolo todo, las condiciones necesarias para ser acreedor de un derecho que no tienes, como la “autodeterminación”, manifestar agravios frente a quienes sí son acreedores del mismo, engañar a la gente para ponerla contra quienes detentan la verdad jurídica y están obligados a cumplir y hacer cumplir la ley, así como prometerle paraísos inexistentes que han de conseguirse por encima de “leyes y constituciones” es puro totalitarismo en cualquiera de sus versiones.
            Que, ante la manipulada comparación de la “vía báltica” con la “vía catalana”, sea el primer ministro de Lituania quien hable alto y claro en vez de hacerlo Rajoy es vergonzante. Dice Butkevicius, que así se llama el lituano, “Cada país debe encontrar su propio camino y tiene derecho a la autodeterminación” añadiendo que “el camino hacia la independencia…debe hacerse de acuerdo a bases legales, a la ley internacional y a las provisiones de la Constitución del país”. Más claro, el agua. Rajoy, por el contrario, ofrece a Mas diálogo con lealtad, recordándole de paso tan esenciales principios. ¡Faltaría más! Diálogo, ¿para qué? Seguramente porque no quiere encadenarlo más aún ya que con las cadenas que le ha impuesto Junqueras y la ANC ya tiene bastante. Pero, así no se resuelven los problemas, a lo sumo, se aplazan.
                                    Fdo. Jorge Cremades Sena
         

Google+ Followers